Si, robaron un poco, pero Macri también roba.

En estos días judicialmente agitados para el kirchnerismo estamos escuchando frases desopilantes. Y si, es que algunos compañeros están un poco a la deriva al no tener en el aire a “la tanqueta” que era 678 bajándoles línea de que responder frente a los medios dominantes, o parece que se quedaron sin “manuales del micro militante”.

El video de Martín Baez contando millones de dólares en La Rosadita es directamente el mayor documento certificando corrupción en Argentina desde el regreso de la democracia a la fecha y viene a ratificar el trabajo del periodista Jorge Lanata al respecto. Pocas cosas pueden ser mas penetrantes para el imaginario popular que gente contando millones en efectivo en moneda extranjera. Para el laburante de a pié es complicado explicar como se arregla una licitación, como se enmascaran sobreprecios, como se hace ingeniería societaria con testaferros para disimular patrimonio o como se envía dinero al exterior con sobre o subfacturaciones, pero es incontrastable, claro como el agua e indesmentible que millones de dolares en efectivo desplazados en aviones no pueden tener un origen legal.

 

Durante aquellos días convulsionados de la “grieta” periodística en 2013, hubo todo un aparato mediático de medios adictos financiados con pauta oficial saliendo a desmentir una investigación que mostraba pruebas mas que suficientes desde el punto de vista periodístico (pedir que una investigación periodística aporte pruebas que solo puede conseguir la justicia es absurdo) y aún así muchos colegas de Lanata eligieron salir a pegarle sin miramientos, acusándolo de operador de Mangetto que no tenía pruebas. No es el objetivo de esta columna defender la ética de Lanata sino simplemente analizar la frialdad de los hechos contrastados frente a esta nueva prueba.

No solamente los esperados periodistas militantes de 678, DDD y TVR hicieron la tarea, también algunos que estaban decepcionados con el cambio de Lanata yendo a trabajar con un enemigo de toda la vida que era Clarín. Muchos decepcionados con el cambio de un periodista devenido en empresario/productor que había tenido que vender medios que terminaron quebrando al poco tiempo echando gente, vieron el giro al gran multimedios, de un tipo que hasta ese entonces siempre había sido una molestia para los canales donde trabajaba, como un entregar los principios, y en ese afán de mantenerse independientes y diferenciarse, también buscaron descartar de plano como supuesta “operación” una investigación periodística que a rigor de verdad y mas allá de como cayera el periodista era demoledora y contundente. Jamás un periodista había tenido acceso a las escrituras de una sociedad en el exterior del hijo de un empresario ligado a la obra pública como Martín Baez, pero el ciclo DDD En vivo señalaba sin titubear que era “un papel que Lanata había impreso con Google”. Nunca había habido tantos testimonios concurrentes con hechos verificados con respecto a movimiento de dinero, incluyendo cuentas en el exterior verificadas y congeladas por la justicia Suiza, pero eso no importaba. Reynaldo Sietecase, Rolando Graña y otros (no abiertamente kirchneristas) salían a poner muy en duda la investigación.

 

Captura de pantalla 2016-03-27 a las 4.04.41 a.m.

 

En aquellos días de testigos que revelaban mucha data con documentos y luego se desdecían al día siguiente, la palabra de los mismos pasaba de ser una mentira orquestada por Magnetto a una picardía ingeniosa genialmente orquestada para hacer quedar como un boludo a “Larrata”. Quienes directa e insólitamente decían que Fariña nunca había conocido a Lazaro Baez a pesar de la infinidad de fotos que probaban el vínculo, luego tomaban como verdad revelada la desmentida del mismo, algunos inclusive llegaban al extremo de idolatrar a Fariña como un verdadero genio por engañar y exponer las prácticas inmorales del “Gordo golpista”.

Casanello se tomó tiempos eternos e inanalizables para evitar que cualquier movimiento moviera el avispero e hiciera surgir prueba que no pudiese ignorar convenientemente. En aquellos días el fiscal Carlos Gonella ordenó explícitamente excluir al empresario patagónico de las actuaciones, pese a que todos los indicios de la causa lo apuntaban a el. Se opero finamente para que los únicos procesados fueran Fariña y Elaskar, que lavaban plata pero Dios sabe de quién, pues claro, solo la febril imaginación del perverso Larrata y los anti K llenos de odio que se dejaron convencer por Clarín podrían creer que tuviera cualquier relación con Lazaro Baez, un empresario exitosísimo por su genialidad en los negocios y por supuesto, impoluto como Nestor y Cristina.

En estos días que nos toca vivir, y que pasaron tantas cosas tan rápido, parece que nos olvidamos por completo de otro detalle, un Fiscal que se llama Campagnoli. Este señor hizo una investigación minuciosa sobre Lázaro Baez demostrando el circuito completo de circulación para blanquear plata que arrancaba con las facturas truchas para sacar la plata del circuito legal y terminaba con la compra de bonos a sociedades del exterior para reingresar ese dinero. Realizar esa investigación por fuera de la causa le valió ser enjuiciado. El kirchnerismo al principio lo enjuició estrictamente por eso diciendo que se había excedido en sus funciones, la propia Gils Carbó lo suspendió y como únicos considerandos en esas suspensión tomó al pié de la letra las quejas de los abogados del empresario patagónico. Si, los mismos que hoy quieren mostrar a Baez como un chorro solitario que se metió escondido en la obra pública en los 10 años de gobierno kirchnerista en Santa Cruz y los 12 en el país sin que los kirchner tuvieran nada que ver con el mismo aunque ganara todas las licitaciones, en aquel momento eran Lazaro Baístas de la primera ola al sostener sin titubear la estricta justicia del enjuiciamiento a Campagnoli. Después se dieron cuenta de que quedaba un poco feo y tuvieron que agregar otros cargos por cosas en CABA y hacer la acusación mas progre, pero detrás de la acusación metieron a los organismos de Derechos Humanos, a Carta Abierta, a las universidades a los intelectuales, todos queriéndonos hacer ver que Campagnoli era una escoria. Como todo era poco presentable y demasiado pegado a Lazaro Baez, tuvieron que revolver hasta encontrar verdaderos excesos del fiscal en materia preventiva del delito al retener imágenes en vía pública de sospechosos y menores, presentando un nuevo cargo por este tema, que mas allá de estar justificado o no vino de relleno para proteger al empresario y sacarse a Campagnoli de encima. Llegamos al extremo de que Pablo Ferreyra, hermano del asesinado por la patota sindical de Pedraza le hiciera una denuncia por usar una patente judicial aparentemente irregular e ilegal en aquel concurso de obsecuencia que era el kirchnerismo y en el cual había que ser el ganador. También el fiscal Adler que estaba a favor del enjuiciamiento habría recibido presiones e pidió el apoyo de los organismos de derechos humanos en su defensa.

Luego toda esa batalla judicial y mediática fue perdida por el kirchnerismo, pese a algunas prácticas objetables del fiscal no debemos perder de vista cual era el único cargo que esgrimió Gils Carbó, un cargo dictado por la defensa de Lazaro Baez, y el Jury de enjuiciamiento se derrumbo y tuvieron que reponerlo en su cargo.

Captura de pantalla 2016-03-20 a las 9.03.48 p.m.Captura de pantalla 2016-03-27 a las 3.56.43 a.m.

Es sorprendente como frente a esta nueva, incontrastable shockeante e impactante prueba documental que muestra a Martín Baez contando millones de dólares en efectivo, no hay ni un solo operador periodístico que en aquel momento jugaba a “peguele a Campagnoli” reconociendo el más mínimo error, es increíble que quienes desde Página 12 daban la versión de los abogados de Austral Construcciones al iniciar la suspensión del fiscal, como una verdad incuestionable que probaba sus excesos, hoy no se oiga a nadie retractarse dada la evidencia dura de la exactitud e la investigación del Fiscal. No importa que Campagnoli se moviera en un viejo Peugeot 504 y Martín Baez hiciera 3 vuelos privados en el día en avión trayendo millones, para los colegas de Página el “poder real” era Campagnoli y Báez una pobre víctima de sus investigaciones perversas manejadas desde el verdadero poder. Es sorprendente que no haya tenido mas rebote en ningún medio, ni Clarín ni Pagina 12 o C5N la cuestión Campagnoli y su re significación frente a esta nueva evidencia.

Por otro lado, analizando un poco las repercusiones de la difusión del documento fílmico nos encontramos con otro hecho sorprendente, la reacción de algunos comunicadores afines al gobierno anterior me ha dejado perplejo. Es que más allá de algunos queriendo negar lo que es imposible de negar, cierto relativismo moral sobre los hechos contrasta fuertemente con la épica y heroicidad con la que se venía pretendiendo vestir el relato. Yo puedo entender que muchos periodistas que jamás se involucraron de lleno en la famosa “grieta” relativicen el valor de esto, o que lo hagan quienes saben que siempre se elije un mal menor, pero lo que no puede ser permitido bajo ningún aspecto es que ahora se les permita libremente esgrimir una explicación escandalosamente pragmática a quienes además de construir un relato de épica, heroicidad y mística trataban invariablemente de golpistas, oligarcas, apátridas y traidores a todo aquel que osara insinuar que el kirchnerismo también se trataba de un proyecto empresarial y de negocios.

cristina-lazaro

Si es así, en estos días escucho a algunos que dicen “bueno, esta bien, robaron un poco, pero eso no te puede hacer perder de vista…….. y un luego viene la larga lista de logros k” y sencillamente me enojan hasta la violencia. Entiendo que argumenten así pero se están perdiendo de vista un detalle, esos mismos que de pronto descubrieron la corrupción de noche a la mañana con un documento que aunque les pese es 100% mérito del odiado “Larrata” hasta hace unos meses sostenían incólumes que Nestor y Cristina Kirchner habían tenido gobiernos impolutos, transparentes e intachables, jamás haciendo negocios personales que mezclaran lo público y lo privado y que en todo caso cualquier incremento excesivo de patrimonio era parte de una genialidad financiera de una talentosa y exitosa abogada, y no solo decían eso. Esos mismos que ahora nos dicen “pero Macri también roba” o “todos los gobiernos robaron” hasta hace poco nos trataron sin titubear de apatridas, golpistas, destituyentes y oligarcas a quienes venimos señalando desde hace años a Lazaro Baez, a Cristobal Lopez y sus negocios personales con el kirchnerismo. Es decir, es verdad, otros gobiernos democráticos robaron muchísimo, quizás con menos logros que el kirchnerismo y seguramente el macrismo también lo haga, pero al menos yo personalmente no tuve que dejar de hablarme con amigos, familiares y compañeros de trabajo por haberme “dejado lavar el cerebro por el opereteador Larrata” durante esos gobiernos.

Yo entiendo que a algunos la angustia por sentirse decepcionados los lleve a estas encerronas enormemente pragmáticas que les permita salir airosos sin sentir que defendieron una década de negocios personales sin salvar ningún logro colectivo, muchos lo harán con sinceridad, pero a muchos otros hay que avisarles que antes de siquiera empezar a insinuar un tipo de elaboración teórica en esos parámetros le deben unan disculpa no solo a varios periodistas, sino a todos los que elegimos mantenernos informados y usar nuestro propio raciocinio y decidimos que las denuncias si eran fundadas.

Nos hubieran avisado antes cumpas k, nos ahorrábamos muchos disgustos y peleas infructuosas entre hermanos, nos hubieramos ahorrado disgustos, porque como brillantemente sostenía desde hace un tiempo el escritor y periodista Martín Caparrós, es verdad que hay cosas por las que valdría la pena pelear o vale la pena hacerlo, el problema es que no eran tales. Me hubiera encantado escuchar el “bueno robaron pero hicieron mucho” al día siguiente de la investigación de la ruta del dinero K en 678, DDD o TVR, o me hubiera encantado oírselo decir a VHM en la conferencia de prensa de Majul por su libro “El Dueño” que ni siquiera había leído pero ya consideraba una infamia infundada. Hubiera sido piola inscribir aquellas discusiones en el marco de un debate maduro de personas adultas y tolerantes que entienden la realidad en el marco de grises y pragmatismos que ahora tardíamente proponen. Si ahora es tarde me preguntan algunos, yo creo que no, pero no solamente todavía no se oyó ni la mas mínima insinuación de auto crítica de aquellos comunicadores, todavía no se de ningún convencido del relato que le haya pedido disculpas a alguien.

 

 

Comments

comments

Publicado en actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*