Como defender a Fernando Abelik, boluprogresismo abolicionista, feminismo fundamentalista y reduccionismo en el rol todopoderoso de los medios, el cocktail perfecto.

La revista Cítrica, una cooperativa de ex trabajadores del diario Crítica, le hizo una nota a la abogada Carina Rivero Artus, una abogada penalista y miembro de la Asociación de Pensamiento Penal, en ella la letrada muestra la mas salvaje deformación de los hechos para defender a un violento y asesino que gana mucho dinero amenazando gente inocente en las calles y lo hace de la forma mas baja e insólita.

 

DSC09122

 

Carina Rivero Artus, abogada penalista, miembro de la Asociación Pensamiento Penal

 

 

 

 

 

 

 

 

Para variar, arranca utilizando un recurso que ya ha sido costumbre en estos últimos años, echarle la culpa a los medios. Pero no se le echa la culpa a los medios en un caso en el que hay dudas de lo que pasó o que no hay registro fílmico, se le echa la culpa a los medios en un caso en el que no queda ningún tipo de duda de las intenciones cuasi homicidas del delincuente que nos ocupa diciendo “Este caso podría enmarcarse dentro de lo que se conoce como manipulación mediática de la información”. Luego de defender la insostenible y poco creíble versión del delincuente profesional que vive de la extorsión y la violencia ella vuelve a manifestar “Y si bien es un acto condenable, también es condenable que algunos medios masivos de comunicación, como el diario Clarín, digan que fue un golpe a traición. No fue así, sino frente a frente, y esto queda evidenciado en el video.”

 

En pocas palabras esta mujer esta negando lo que se ve de forma incontrovertible en el video, en efecto las escasas habilidades pugilísticas del empleado municipal le hubieran impedido propinarle semejante castigo a la víctima y se ve objetiva y claramente en el video que no hay una discusión a los gritos con amenaza, o amenaza frontal que permita al golpeado suponer que se viene un golpe o tomar alguna actitud de guardia, sino que el cobarde asesino esta de espaldas, le dice algo que no puede ser amenazante porque la víctima procede con confianza y de golpe se da vuelta con la trompada que podría haber acabado con su vida. En resumen, Carina no solo tiene una ideología de defensa irrestricta, sistemática y automática del victimario y escarnio de la víctima, ideología que algunos desperdigan en nuestro país, sino que admás ella pretende tomarnos el pelo diciéndonos que no es verdad lo que vimos con nuestros propios ojos, y le pone la frutilla al postre nombrando a Clarín. Nombrar al eje mismo del demonio mediático en la tierra es el comodín para ganar cualquier discusión, sin importar cuan disparatados sean los argumentos.

 

Pero como si esto no fuera poco, Carina necesita meter un elemento mas para poder sostener su absurda tesis, meter la violencia de genero de por medio y afirma por supuesto sin prueba alguna, mas que tomar como verdad revelada lo que a ella le dijeron sus amigos de la asociación ilícita criminal que se dedica a la extorsion sistemática con amenazas de muerte, que la víctima supuestamente insultó a la señora que cuidaba autos. Es decir, para Carina la interpretación de lo que es la violencia de genero es tan extrema que aparentemente una violencia de genero verbal (que a todas luces no consta que haya ocurrido) justifica un intento de homicidio de un señor que pesa mas de 140kg y mide mas de 1,90 hacia otro que esta desguarnecido por ser atacado a traición.

 

Luego de eso y de una serie mas de afirmaciones sobre el imputado sigue: “a Fernando nadie lo ha escuchado, sin importar que su versión podría fácilmente ser corroborada. Ya lo han declarado culpable. Y sostengo que  ese morbo mediático es lo que más sirve, lo que vende más, y todo esto está atravesado por  intereses económicos, mediáticos y políticos”. Y habría que decirle, Fernando fue condenado porque aparece en un video golpeando a traición a una persona inocente hasta desmayarlo contra el asfalto y quebrarle en 3 la mandíbula con riesgo de vida, lo lamento muchísimo Carina, Fernando esta condenado porque hay evidencia incontrovertible que todos hemos visto de su culpabilidad. No importa cuantas anécdotas usted agregue sobre Fernando siendo un tipo “familiero, amiguero o laburador” lo que vimos en la grabación es un psicópata potencialmente asesino que tiene que estar en la carcel no solamente por lesiones graves sino directamente por intento de homicidio.

 

Captura de pantalla 2016-01-27 a las 20.40.03

 

Carina termina su argumento, con una conclusión brillante para justificar el argumento de cierto progresaurismo militante defensor sistemático de las mafias barra bravas que han privatizado los espacios públicos, aparentemente la “estigmatización” del pobre, inocente e indefenso Fernando es un plan maquiavélico de los “medios hegemónicos” para que vos te creas que hay algunas mafias peligrosas, cuando son en realidad invento de los medios, y manifiesta:

 

-Y yo lo reafirmo. Los medios te cuentan lo que quieren, te escrachan cuando quieren, cuando lo necesitan, cuando no tienen otra noticia, cuando ya no saben qué hacer con los “famosos trapitos” y se los quieren sacar de encima. Entonces, qué mejor que contarte a vos lo que saben que te va a hacer enojar. Te lo cuentan para que te cuestiones: “podría haber sido yo”. Y entonces iniciar un grito estigmatizante, ese grito pidiendo que se vayan todos los trapitos de la calle. Que sigamos teniendo que dejar el auto por el doble de guita en un estacionamiento. Que no se les vaya a acabar el acto de corrupción. Y que no se le deje nunca de dar de comer a los enormes desarmaderos de autos que pululan en el  conurbano bonaerense. Ese es el punto en cuestión, según mi visión de la mediatización de este caso en particular. Repito, no justifico el accionar de Fernando, estuvo mal al reaccionar así.

Es decir, lo que vemos en el video es incontrovertible, alguien pacífico es atacado de forma salvaje, violenta y asesina por un psicópata peligroso, pero aparentemente para Carina es mas creíble la palabra del victimario, porque si alguien nos jura que es trabajador, amiguero y buena persona no puede estar mintiendo, a pesar de que en el video se vea otra cosa, por otro lado, la palabra de la persona que se salvo de casualidad de la muerte es absolutamente irrelevante, “Algo habrá hecho”, y además porque no aprovecharse de que no va a poder vocalizar palabra alguna en su defensa.

 

Carina comete el pecado capital de olvidarse convenientemente de la unica victima en toda esta historia, el señor que fue golpeado, tuvo fractura en la orbita del ojo, doble fractura en la mandíbula, corte y contusión grave en la nunca y deberá pasar mas de 4 meses sin poder masticar sólidos ni hablar, pero todo eso a Carina parece no importarle, en su argumentación solo se habla del rol de los medios en la estigmatización del pobre Fernando, se limita a decir que es condenable pero convenientemente omite mencionar las consecuencias civiles y penales de su accionar, porque claro esta, se trata de una ideología abolicionista que descree de lo que llaman “punitivismo” y desgraciadamente rige el 99,9% del mundo civilizado. Tampoco explica cual deberían ser las consecuencias civiles de la agresión, ya que claro esta, el damnificado debería demandar al agresor por una suma tal que le exija vender su vivienda para pagarle por el daño ocasionado.

 

En resumen, Carina es una tormenta perfecta de argumentaciones del progresaurismo garantólogo, amontonar palabras sin significado, primero y fundamental culpar a los medios, meter 10 veces la palabra “estigmatización”, inventar violencia de genero incomprobable y en todo caso irrelevante y rematarla con una dosis de abolicionismo según el cual el victimario es una victima de la sociedad perseguida por los diabólicos medios.

 

Comments

comments

Publicado en actualidad Etiquetado con: , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*